Dia de la VirgenLas Fiestas Patronales de Bronchales se celebran del 14 al 19 de agosto en honor a los patrones: San Roque y la Virgen de la Asunción. Uno de los actos más originales es la tradicional   Sopeta,   la   tarde   del   16   de   agosto.   Durante   esta   celebración,   el Ayuntamiento reparte 1.500 litros de vino entre los asistentes, que en su mayoría deciden lanzárselo unos a otros en amistosa batalla mientras bailan y disfrutan de más de tres horas de música ininterrumpida.

Las fiestas dan comienzo el 14 de agosto con el volteo general de campanas y con una comida de hermandad, gratuita para todos los que hayan colaborado con de la Asociación ͞15 de agosto . Ya por la tarde  la charanga será la encargada de propagar el ambiente festivo por calles del municipio y de amenizar la colocación del pañuelo al Ciervo que preside la céntrica plaza de la Fuente y que ha sido adoptado desde hace algunos años como símbolo de la localidad.

La noche del 14 y durante todas las veladas hasta el 19 de agosto, tienen lugar en la plaza de La Sopeta verbenas populares. Por otro lado, durante las mañanas los más pequeños  disfrutan  de una comparsa de cabezudos amenizada con una banda de música.

El día 15 por la mañana se celebra la festividad de la Virgen de la Asunción con una misa baturra y por la tarde se puede optar por participar en el Concurso de Morra que organiza  la  Peña  El  Trompo  o  por  disfrutar  del  Festival  de  Jota  y  la  chocolatada posterior en el pabellón municipal.

SopetaEl día 16 comienza con los actos religiosos en honor al patrón San Roque, mientras que por la tarde se da rienda suelta al hedonismo en el que sin duda es el acto más conocido de las fiestas de Bronchales: la tradicional Sopeta.

 

Los días 17 y 18 son los destinados a las celebraciones taurinas con sendos encierros a caballo a las 12 de la mañana, además de un encierro infantil con carretones. Por la tarde del 17 tiene lugar una novillada y el 18 la becerrada local.

El día 19 de agosto  denominado ͞Día del Turista    la fiesta se traslada a la Fuente del Canto que acoge desde la mañana actividades lúdicas para todas las edades, como cucañas, carreras, concursos de corte con hachas, tiro de soga. Tras la entrega de premios y pase de bandas entre la Reina y Damas de las Fiestas entrantes y salientes, es costumbre quedarse a comer y disfrutar de un día de campo en este precioso paraje bronchalense.

Finalmente, en la madrugada del 19 de agosto es de nuevo la charanga la encargada de culminar las fiestas con la retirada del pañuelo al eiervo y el sentido ͞Pobre de mí .